El Cuidado de los Labios

Labios Secos

La piel que recubre los labios es más fina y frágil que la del rostro, y no están protegidos por una capa córnea. No tienen glándulas sebáceas que secretan película protectora y no poseen un sistema de termorregulación debido a la ausencia en esa zona de glándulas sudoríparas. Al contrario, los labios están muy vascularizados. Los numerosos vasos sanguíneos que los irrigan explican su coloración rojiza y acentúan esa fragilidad.
La mucosa labial está poco preparada para protegerse de las agresiones externas.
Sabemos que el invierno trae consigo el frío y sus agresiones. Los labios, una zona vulnerable por excelencia, son su primera víctima: se deshidratan y se agrietan fácilmente con las bajas temperaturas. También se ven afectados cuando se habla respirando con la boca abierta, se prueban comidas muy frías o muy calientes, y no se toma suficiente agua. Así cada minuto del día, los labios van perdiendo su humedad y se van abriendo pequeñas grietas en ellos hasta que finalmente se parten o quiebran.

Nunca hay que olvidar que la boca es el elemento principal del rostro, junto a los ojos. Es importante no dejar que se agrieten los labios ya que después es más difícil el tratamiento. Ideal es hacer un peeling suave en la ducha haciendo masajes con una escobilla suave. Hay que evitar lamer los labios porque la saliva es una enzima poderosa y produce sequedad.

Se recomienda usar un pomada o bálsamo labial porque es una barrera protectora para la piel de los labios. Idealmente tiene que tener factor solar ya que el sol es el primer factor externo de envejecimiento de la piel.
Se puede utilizar también, humectante labial, la vaselina es un ingrediente mineral muy efectivo que normalmente se encuentra en todos los humectantes labiales. También da buenos resultados la conocida y tradicional manteca de cacao. Las cremas labiales tienen una selección muy rigurosa de sus componentes: filtro solar, ácidos grasos esenciales, vitaminas antirradicales libres, caramidas, derivados de lanolina etc.